Encontramos este hotel buscando hoteles para familias en Tenerife y nos animamos sin dudarlo tras ver las fotos y las opiniones excelentes del hotel. He de decir que no me imaginaba que fuese tan impresionante! Superó con creces nuestras espectativas. No me imaginaba que fuera así de bonito…La arquitectura del hotel es como la de un pueblito, con calles, plazas, fuentes, casitas, edificios, hasta una iglesia! Ademas, lo más importante para nosotros fue que estaba muy orientado para niños, mi hijo de 2 años disfrutó de lo lindo en sus tres piscinas, que encima estaban templadas así que genial. Había un miniclub para niños mayores de 3 años donde hacían actividades y manualidades, un área deportiva, castillo hinchable, minigolf, columpios. Mención especial para la plaza principal donde en el escenario todos los días había espectáculo infantil de 20h a 20:30, y espectáculos diversos para todas las edades a partir de las 21:30. En esa plaza que por cierto era preciosa, había muchas mesitas, de noche se podían tomar cócteles y por las mañanas se podía desayunar. La comida tenía muchísima variedad, y bastante rotacion, había una zona internacional donde iban poniendo comida mexicana, oriental, etc. Las ensaladas leí en un comentario que eran normales pero para nada, tenías los ingredientes y salsas por separado pero había otra mesa donde ponían ensaladas ya hechas y muy originales.