Quinto año que visitamos este hotel, y cada año me encuentro mas agusto, no me canso de decir que el personal es fantástico, te hace la vida muy fácil. Las habitaciones las están remodelando este año, a mi me tocó una de las remodeladas, y lo que más valoro es la independencia y comodidad que dá el tener el salón. La comida por mi parte no hay queja, variada, buena, y lo de los zumos naturales en el desayuno de 10, mucha variedad de fruta, hasta pelada y cortada. En el comedor, las personas son todo amabilidad, un saludo para Rafa y Enrique que son la leche, bueno todos son la leche. Este año han inaugurado una tercera piscina, y se está de maravilla en ella, aunque yo soy mas de la principal. La animación, es la leche, como los quieren los niños, y te lían, vaya si te lían, al final te lo pasas estupendamente, un saludo cariñoso para Bianca que encandila a todos los peques y no tan peques, además tienen todos los días espectáculos por la noche. Espero poder seguir repitiendo más años, porque la verdad me encuentro casi como en casa.